91 494 45 24 info@clickalo.es

Tu Plan de Marketing Personal

El marketing personal le dice al mundo que yo soy yo y no hay otro igual en ninguna parte. Esto es en esencia la mercadotecnia de uno mismo, de ahí su denominación técnica de marketing personal. No hay que confundirlo jamás con el marketing people o personalizado.

Ideas básicas para empezar

  1. La primera impresión marca estilo y diferencias sustanciales. Es una valoración inconsciente que se guarda automáticamente en le memoria.
  2. Para la promoción de la propia imagen de marca hay que combinar disciplinas muy dispares: técnicas de publicidad, habilidades de comunicación, estrategias de marketing y conocimientos avanzados de psicología afectiva o emocional.
  3. Hay que establecer oposiciones binarias radicales con los principales competidores.
  4. Es preciso resaltar nuestros valores especiales y únicos. En énfasis debe ser total y solamente centrado en los puntos fuertes.

Normalmente el marketing personal se utiliza para buscar trabajo. El CV no suele ser suficiente para cualquier departamento de recursos humanos. Por supuesto que se cotejan los logros profesionales y los créditos académicos, pero cada vez es más importante lo que transmite o inspira la imagen personal. La reputación es una mezcla compleja de todos los factores mencionados.

En definitiva, el marketing personal se resume en una frase típica y tópica: vender bien tu propia persona. Y todas las percepciones cuentan, sumando o restando atractivo a tu imagen de marca: apariencia física, relaciones sociales, forma de ser, espontaneidad, cultura, simpatía, empatía, desenvoltura intelectual, proyección laboral, idiosincrasia personal, manías, tics, gestos, prejuicios, etc.

Venderse de manera eficiente exige ante todo sentirse bien con uno mismo. Sin ese requisito, toda estrategia de marketing personal están condenada al fracaso absoluto.

Elabora un plan

Tu propia imagen vale mucho (de momento, eso lo sabes solo tú), eres genial, el mejor entre los mejores. Partiendo de esa autoestima inasequible al desaliento ya tenemos un gran trecho ganado. No obstante, antes de lanzarte en cuerpo y alma al slavaje mercado laboral es preciso que pongas en tu mochila algunos conceptos muy sencillos. No te vendrán de más.

  • Carácter. Determina objetivamente tus rasgos más positivos. Explora cómo vas de asertividad. Mírate con sinceridad, ¿tienes carisma y lo reconocen los demás? ¿Qué tal llevas eso de la capacidad de seducción?
  • Emociones. ¿Controlas bien tus sentimientos y emociones o te desbordas a la primera? ¿Eres familiar? ¿Haces amistades con facilidad? ¿Participas en algún club o asociación? ¿Eres fan o aficionado a algo en concreto? ¿Tienes intereses culturales o inquietudes sociales dignas de mención? ¿Cómo estás de amores tradicionales o contracorriente?
  • Ambición. ¿A qué aspiras en términos laborales o profesionales? ¿Te has marcado metas u objetivos concretos? ¿Dónde quieres llegar? ¿Eres realista o vives de tus fantasías? ¿Tienes aplomo y seguridad en tí mismo, en tu valía personal? ¿Te gustan los retos o prefieres el sosiego de una vida tranquila y previsible?
  • Bienestar. Esto es, mens sana in corpore sano. ¿Sabes gestionar adecuadamente tus recursos financieros? ¿Te preocupa tu salud? ¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Qué sacrificarías para conseguir tus ambiciones más íntimas e inconfesables?

En resumen, un buen plan de marketing personal debe tener unos objetivos perfectamente definidos y ha de diseñar una implementación de acciones y pasos intermedios eficientes que siempre tengan en mente el rumbo a tomar sin desvíos efectistas o innecesarios.

Target

Tú como persona que quiere conseguir un trabajo también cuentas con un público objetivo. Tienes que buscar los sectores de actividad donde mejor encajen tus habilidades profesionales. Y dentro del sector, los suyo es que selecciones las empresas en las que tus expectativas laborales sean más fáciles de satisfacer. Piensa que donde hay demanda hay oportunidad: no siembres sin ton ni son, céntrate en firmas concretas.

Perfil

¿Qué imagen elegir de ti mismo? No es una pregunta retórica: dentro de cada personalidad hay multitud de personajes y perspectivas. ¿Cómo destacar en positivo? ¿De qué manera actúas para que se fijen en tí? Lo quieras o no, el mundo es un teatro gigantesco: la naturalidad también se trabaja concienzudamente. No dejes nada a la improvisación; improvisa manteniendo el control absoluto de tu personalidad.

Palabras

Llámalo mensaje o discurso, como prefieras. Resulta imprescindible que te dotes de unos argumentos sólidos, coherentes y convincentes, no exentos de originalidad sin inventarte una historia de ti mismo completamente inverosímil. La imaginación al poder, de acuerdo, pero que tus argumentos sean creíbles. El cementerio está lleno de fanfarrones precoces. Mide tu expresividad, el tono de tus palabras, convence sin imponer, imponte con sutilezas y sugerencias invisibles.

Claim

Resume en un lema atractivo los valores que te distinguen: soy yo, hago esto y lo llevo a cabo así de bien. Sé ingenioso y creativo (al menos, inténtalo). Procura desechar eslóganes demasiado complejos o intelectuales. No crees metáforas que de tan bellas son imposibles de traducir a lenguaje cotidiano. Una frase sencilla que lo diga todo de ti te brindará la mejor solución.

Si tú lo tienes claro…

… todos lo tendrán igual de claro. ¿Y qué debes tener totalmente claro?

  • Que todo lo que hagas debe servirte para conquistar una reputación virtual y en la vida real inmejorables.
  • Que has de transmitir confianza y credibilidad. No dudes de ti bajo ningún concepto. Piensa en tus valores, en tus puertos fuertes, no ofrezcas flancos de debilidad, no hables nunca de lo que no sabes.
  • Obtén referencias de calidad: profesorado, antiguos compañeros de estudios u otros empleos anteriores, colegas de profesión, amistades de interés, comentarios online laudatorios sobre aspectos inéditos de tu personalidad, etc.
  • Eres alguien, creételo. Sea cual fuere tu campo de actividad, eres un experto. Suple la falta de experiencia con entusiasmo, con afirmaciones rotundas y convincentes. Que afloren tus capacidades intrínsecas de forma simple y espontánea (recuerda que la naturalidad también se trabaja).
  • Que te busquen las empresas y los departamentos de Personal y RRHH. No se trata de psarte de listo sino de vender tus cualidades y tu imagen de marca de modo sugerente. Las empresas punteras están a la búsqueda de talento sin parar. Si optas por enviar candidaturas espontáneas, marca diferencias, crea necesidades, véndete de manera flexible, que resalte que eres versátil y polifacético: ofrece empleabilidad a través del domino de funciones diversas.
  • No mires a corto plazo. Otea el horizonte, ve más allá de las necesidades, acuciantes o no, en las que vivas. No transmitas urgencias económicas o existenciales. Mantén la calma. Hazte querer sin caer en un despliegue de emociones fuera de contexto o lugar. Ni llorar ni suplicar ni dar lástima son métodos adecuados para conseguir un trabajo digno y decente. Compatir tus miserias rebaja el valor de tu imagen de marca.
  • Busca el mejor destino para mandar tu CV y carta de presentación profesional. Usa el modo y tono que pida la ocasión. Sé educado pero no súbdito ni esclavo. Mira el staff de la empresa y elige el mejor interlocutor: no siempre es la elección óptima el departamento de RRHH; en función de tu experiencia y estudios académicos puede ser aconsejable decantarse por la dirección general, o financiera, o de investaigación y desarrollo, o de marketing, u operativa, etc. Sopésalo con detenimiento. No te precipites.
  • Cuenta tu propia historia en pocas y sentidas palabras. Si lo crees conveniente utiliza plantillas preconfiguradas, pero según vayas perfilando la carta y el CV, sé original, construye tu propio formato. Incluye todo lo relevante. Lo más importante al principio, lo secundario o accesorio, después.
  • No pierdas de vista que debes subrayar tus valores intrínsecos. Estás compitiendo con individuos anónimos e invisibles que asimismo quieren cumplir con objetivos o metas semejantes a los tuyos. Analiza el mercado en el que te mueves, de esta manera conocerás cómo se realizan las demanadas y cómo se ofrece la oferta (tu competencia directa).
  • Piensa en que tres facetas o factores complementarios configurarán tu imagen: la reputación online, el CV y carta escritos y la entrevista in situ cara a cara o por videollamada. Van íntimamente unidas. Unas repercuten en las otras. Que no haya disonancias cognitivas entre ellas. Que digan los mismo de ti, en postivo, desde distintas ópticas.
  • Muéstrate tal cual: franco, sincero, directo, amable, empático… No caigas en la verborrea inútil o en la retórica hueca y efectista. ¡No seas prisionero del autolegio! Y jamás tengas reservada una mala palabra para los competidores.

 

Manos a la obra

Plazos y recursos

Márcate plazos accesibles a tus capacidades. Los recursos principales que debes valorar son económicos (inversión mínima a realizar) y la liberación de tiempo útil para conseguir tus metas laborales o profesionales.

Medios y acciones

  • Envío de emails personalizados.
  • Redacción de un blog personal de contenidos vinculados a tu profesión o ámbito de actividad laboral.
  • Colaboración a través de textos académicos o artículos de opinión en revistas digitales u offline de prestigio contrastado.
  • Partcipación en foros sociales o grupos de interés en consonancia con tu plan de marketing personal.
  • Hacerte miembro de redes sociales de interés general y participar con moderación y responsabilidad en ellas sin crear polámicas nocivas para tu reputación online.
  • Ir a eventos sectoriales de tu campo profesional.
  • Hacer networking activamente para crear una red de contactos profesionales amplia y sólida.

 

Evaluaciones y análisis

El feedback tiene que ser permanente para detectar errores y corregirlos al momento. Usa técnicas eficaces de analítica web (para tu website o blog). Elabora una relación exhaustiva de entrevistas de trabajo, reuniones informales y peticiones de presupuesto o potenciales clientes (en caso de ser autónomo independiente). En definitiva, estudia y evalúa si el plan de marketing personal colma las expectativas previstas.

Pensamos como tú, conseguir trabajo es un trabajo en sí mismo. Y hay que llevarlo a cabo con tesón e inteligencia. Es legión la gente que busca un empleo idéntico al tuyo. Si te sientes con fuerzas para elaborar tu propio proyecto de marketing personal, adelante con los caballos. Y si precisas una ayudita, clickalo, tu empresa de marketing y diseño web. ¿Qué dudas tienes? ¿Qué necesitas?